Ir a…

Ahora Cistierna

Noticias y actualidad

Ahora Cistiernaen Google+RSS Feed

15 diciembre, 2018

Aplicando la dieta mediterránea a la alimentación infantil


Es fundamental educar el paladar desde el principio para disfrutar de las virtudes de esta forma de comer.

Uno de los problemas de salud más frecuentes en nuestra sociedad es la obesidad. No solo entre la población adulta, sino también en los más pequeños. De hecho se calcula que más de 40 millones de niños tienen un exceso de peso peligroso alrededor del mundo. Un problema que tiene consecuencias como el riesgo de padecer diabetes, enfermedades cardíacas y óseas e incluso ciertos tipos de cáncer. Por eso es fundamental cuidar la alimentación desde la infancia.

La dieta mediterránea es una de las formas de alimentación más recomendables, por lo que muchos expertos la recomiendan. ¿Cómo se pueden aplicar sus pautas a la nutrición de los más pequeños?

Potenciar el consumo de frutas y verduras frescas

Lo ideal ha sido desde siempre tomar 5 piezas de fruta y verdura al día, también desde que son bebés. Hay quien recurre a zumos y papillas preparadas pensando que así es más fácil que los niños cubran esta cantidad. Sin embargo, estos productos suelen tener un alto contenido de azúcares, además de que el procesado elimina gran parte de los nutrientes.

Es mucho mejor preparar estas frutas en casa, bien en forma de zumos o papillas, pero siempre cuidando los ingredientes y asegurándose de que se tratan con el mayor cuidado posible.

Si tienes Thermomix será muy fácil, ya que hay montones de recetas para bebés con Thermomix que te ayudarán a aumentar la ingesta de fruta y verdura fresca. Además, podrán irse acostumbrando a los sabores reales de estas, sin máscaras y manteniendo los niveles de grasas y azúcares bajo control.

Dieta mediterranea infantil

Carnes magras y aceite de oliva

Es fundamental que las proteínas animales sean de calidad y no se tome demasiada grasa. Por eso, cuando prepares la comida de tu bebé asegúrate de que usas carne sin grasa, como el pollo o la ternera. Pregunta en tu carnicería cuáles son las partes más magras del vacuno y elige pechuga de pollo limpia. Podrás preparar unos potitos en Thermomix con los que disfrutarán de lo mejor de la dieta mediterránea al más puro estilo casero. Además, podrás hacer en unos minutos potitos de varios sabores y tener comida para unos cuantos días.

Además, en lugar de usar otro tipo de aceites vegetales o mantequillas, dale prioridad a cocinar con aceite de oliva, que aporta muchos nutrientes e incluso mejoran la textura de elaboraciones como las papillas o los purés.

Las legumbres, una proteína esencial

Otro de los ingredientes estrella de la dieta mediterránea son las legumbres. De hecho, los expertos en nutrición recomiendan tomar más proteínas de este tipo que las obtenidas de la carne. De modo que cuando el pediatra te diga que puedes incorporarlas a su alimentación, deberás aprovechar para que se acostumbren a comerlas.

Según vaya creciendo el bebé podrás ir añadiendo nuevos alimentos a su dieta, así como nuevas texturas para que se vaya acostumbrando a comer bien. Si preparas un buen plato de legumbres con frecuencia, seguro que se acostumbrará y de mayor comerá mejor.

No hay porqué renunciar al dulce

La dieta mediterránea es muy variada. Lo que incluye también elaboraciones dulces, que no tienen porqué estar prohibidas. Lo importante es hacerlas en casa y no comprar dulces industriales. Además de saber qué ingredientes tienen, podrás evitar las grasas hidrogenadas y el exceso de azúcar. Unas ricas galletas con Thermomix son muy fáciles de preparar y disfrutará toda la familia.

Si combinas esta alimentación con buenas costumbres como hacer un poco de deporte, los pequeños de la casa se acostumbrarán a comer mejor y tendrán menos probabilidades de sufrir problemas de salud en su edad adulta debido a carencias nutricionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *